viernes, 25 de febrero de 2011

Platon y la memoria

La República, de Platón, incluye el mito de Er que fue un guerrero de Panfilia, que muere en batalla. Cuando diez días después de su muerte se recogen los cuerpos de quienes han muerto en la batalla , el cuerpo de Er permanece sin descomponer.
Dos días más tarde, revive cuando ya estaba en la pira funeraria. Habla entonces de su viaje al más allá, da cuenta de la reencarnación y de las esferas celestes del plano astral. El cuento introduce la idea de que las personas morales son recompensados y las inmorales son castigadas después de su muerte.
Cuenta cómo su alma había salido de su cuerpo y viajó con otras muchas hasta llegar a un lugar maravilloso donde se veían dos abismos en la tierra, próximas una a la otra, y dos pasillos que conducían al cielo enfrente de aquéllas.
Habla de que había llegado a la «Llanura del río Lete», Y aunque Er no había tenido que beber del Lete, desconocía cómo su alma había regresado a su cuerpo y cuando se despertó, se encontró vivo, sobre la pira funeraria.
Lete o Leteo es uno de los ríos del Hades y beber de sus aguas provocaba un olvido completo. Algunos griegos antiguos creían que se hacía beber de este río a las almas antes de reencarnarlas, de forma que no recordasen sus vidas pasadas. Y así regresaban y no se acordaban de nada, bueno según la cantidad de agua que tomaran. Las almas de los muertos bebían del Lete para así no poder recordar sus vidas anteriores cuando se reencarnaban.
Algunas religiones mistéricas privadas enseñaban la existencia de otro río, el Mnemosine, cuyas aguas al ser bebidas hacían recordar todo y alcanzar la omnisciencia. A los iniciados se enseñaba que se les daría a elegir de qué río beber tras la muerte y que debían beber del Mnemósine en lugar del Lete.
Mnemósine, es la diosa de la memoria “es el nombre de una titánica, hija del cielo y de la tierra. El nombre Mnemosine se traduce por “memoria” pero como algo más que la facultad de guardar una representación del pasado. La palabra memoria piensa en lo pensado de forma solidaria con el futuro, un pensamiento que de antemano ya está pensado y que debe ser tomado en consideración.
Mnemosine fue amada por Zeus durante nueve noches y tuvo nueve hijas: Las musas.”
Y esta memoria, la que tienen los pueblos heredada de los antepasados, remite a la importancia cultural de la categoría de memoria, tanto para el individuo como para la colectividad.
Un individuo sin memoria es un zombi y una sociedad sin memoria puede resultar zombificada y, por tanto, anexada a cualquier pretensión extranjera.
La cultura popular tradicional nos hace uno, nos identifica, nos iguala, constituye un impulso de solidaridad interna que se ha desarrollado a lo largo de siglos, conjuntamente con la constitución de una memoria común.
No puedo pensar que los yaracuyanos hayamos bebido agua del Leteo y perdido la memoria.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...